Inicio Trainer Celebra San Valentín entrenando con tu pareja

Celebra San Valentín entrenando con tu pareja

San Valentín es el día para celebrar el amor, y qué mejor manera de hacerlo que fomentando el hábito de entrenar en pareja.

Por: Olga Colino, instructora de Forus Rambleta.

Los beneficios que reporta la actividad física, se multiplican cuando se realiza acompañado, sumándoseles además otros muchos, tal y como demuestran diferentes estudios que señalan que entrenar en pareja aumenta la secreción de determinadas hormonas como las endorfinas, y ayuda además a fortalecer los vínculos afectivos. Por tanto, hay motivos suficientes para abandonar el hábito de entrenar en solitario y comenzar hacerlo en compañía.

La razón perfecta para conseguir pasar más tiempo juntos

A día de hoy, debido al trabajo y demás responsabilidades, conseguir un rato para cultivar hobbies o aficiones y además seguir teniendo tiempo para la pareja puede resultar complicado. Por eso, crear el hábito de entrenar juntos hará que a los beneficios de realizar una actividad común se le añada la gran ventaja de compartir rutinas y horarios, algo complicado en muchas ocasiones, haciéndolo además a través del gran vínculo que es el deporte.

Entrenar acompañado aumenta la motivación

La motivación es una parte fundamental de un buen entrenamiento, y si este es compartido hará que aumente de diferentes maneras. Entrenar en pareja hará que por un lado sea más sencillo reunir la fuerza de voluntad suficiente para ir entrenar en los momentos de mayor pereza, y por otro lado, un compañero de entrenamiento aportará ánimo, apoyo y una competitividad sana para conseguir seguir avanzando y superando retos juntos.

No solo compañía, también ayuda y guía

Pero entrenar en compañía no aporta solo motivación, también ayuda, guía y variabilidad a la hora de organizar las rutinas de entrenamiento.

Transcurrido un tiempo entrenando en solitario, es sencillo caer en la rutina y así en el aburrimiento. Por esto, entrenar con un compañero puede ser muy interesante si se aprovecha para incorporar ejercicios en pareja, que añadirán variabilidad a los entrenamientos habituales.

Además, en determinados momentos, puede ser muy útil una ayuda a la hora de realizar según qué actividades, tanto por comodidad como por seguridad. Por otro lado, cuatro ojos siempre verán más que dos, y una referencia externa aportará información muy valiosa para mejorar la ejecución de diferentes ejercicios.

Fomento de los hábitos compartidos

Generalmente, entrenar deriva en adoptar un estilo de vida saludable más allá del ejercicio físico en si. Compartir entrenamientos hará que otros hábitos como la alimentación saludable sean también comunes, logrando así perseguir ese objetivo común con mayor implicación y extenderlo a diferentes ámbitos del día a día.

La clave de que funcione es encontrar el equilibrio

A pesar de todo esto, los entrenamientos en pareja no siempre son sencillos. Cuando los objetivos o los niveles de forma son muy diversos puede resultar difícil encontrar la manera de compartir entrenamientos. Por eso es importante que para que funcione se busque la forma de dar con ejercicios o actividades que cumplan con los objetivos perseguidos por ambos.

En una sala fitness puede resultar fácil adaptar entrenamientos como los de fuerza simplemente modificando los pesos en base al nivel, pero existen otras muchas opciones muy válidas dentro de los centros deportivos, como pueden ser las actividades colectivas, que del mismo modo permitirán a cada miembro de la pareja adaptarse en función del nivel, aumentando además el componente lúdico de los entrenamientos.

Escribe un comentario