Inicio Actualidad 2017: prudencia y decisión en el fitness

2017: prudencia y decisión en el fitness

Opinión del experto.

Desde hace algunos años, nuestro sector se encuentra en una fase de cambio, adaptación y evolución, no solo supeditado al entorno económico, sino también al entorno social y a los nuevos retos que plantea el propio consumidor.

Hemos visto durante el primer semestre un incremento de la oferta con nuevas aperturas en todos los segmentos de mercado y todos los informes indican un crecimiento en número de usuarios, aunque no tanto en las cuentas de resultados.

Para el segundo semestre se observa una cierta prudencia siendo coherentes con los balances de ingresos y gastos tanto a corto, medio como largo plazo. Las actuales y futuras inversiones deben analizarse de forma muy detallada, teniendo en cuenta como hemos comentado no solo la nueva realidad económica que influye claramente en costes fijos como alquileres, suministros, adecuación, etc., sino también la zona de influencia y la competencia directa e indirecta que puede afectar a los ingresos y su progresión en el tiempo.

En algunos casos concretos, el hecho de ser un nuevo modelo de negocio atractivo y vistoso, no significa que tenga un éxito garantizado, muchas veces implica una alta inversión, desmesurada en algunos casos, haciendo muy difícil su retorno en los plazos previstos.

El eje central de la estrategia

Por otro lado, la figura del cliente como eje central de la estrategia del centro, es cada vez más importante y esto nos obliga a tomar las decisiones adecuadas para hacer efectiva esta importancia. La segmentación y la personalización de su gestión son factores clave que están cambiando la forma de actuar en las instalaciones.

El precio ya no es el único elemento sobre el que pesa la decisión del consumidor, es un factor más que analiza y tiene en cuenta, aspectos como el beneficio obtenido, la atención que percibe o las características del servicio estamos viendo que equilibran o decantan la balanza.

La incorporación de la tecnología como herramienta de ayuda y apoyo se convierte en estos momentos en un elemento diferenciador que debe ser tratado también con prudencia y decisión adaptándose a las necesidades tanto de la empresa como de los usuarios.

En resumen un año con altibajos donde la prudencia y la correcta toma de decisiones serán clave para el desarrollo de los próximos años.

 

 

Escribe un comentario