Inicio Trainer MaxForce, la consecución de un sueño

MaxForce, la consecución de un sueño

Validado con más de 100 estudios publicados sobre este tipo de entrenamiento, MaxForce se define como una nueva forma motivadora, práctica, divertida y eficaz de entrenar la fuerza e incrementar masa muscular. Una apuesta que empezó como un proyecto para mejorar y mantener la masa muscular de los niños con cáncer a través del juego. Hablamos con su creador Luis Wyche de todo el abanico de posibilidades en el entrenamiento.

MaxForce

body LIFE: ¿Cómo surgió la idea de MaxForce?

Luis Wyche: Inicialmente, la idea surgió una tarde conversando con un investigador científico del departamento de Oncología Infantil de un importante hospital. Estuvimos hablando de la importancia que tiene la masa muscular para la salud y especialmente en la supervivencia de pacientes con patologías importantes como el cáncer o distrofias musculares donde la masa muscular es determinante. Me pidió que creara un sistema de entrenamiento para que fuese lo suficientemente eficaz para mejorar y mantener la masa muscular de los niños, pero que, a la vez, fuese divertido como un juego o desafío.

Así, el entrenamiento podría ser mas intenso, más frecuente y que tuvieran ganas de repetir. Realmente, es el mismo desafío de todos que quieren mantener su forma física y salud con la excepción de que en el caso de estos niños no se traba de poder correr mas rápido o tener un bíceps mas tonificados, sino que se trataba de mejorar su capacidad para poder superar su enfermedad y poder mejorar su calidad y esperanza de vida. Esto fue lo que me conmovió y me impulsó a trabajar en este proyecto.

b.L.: ¿Cómo lo desarrollaste?

L.W.: Hace mucho tiempo que leí los estudios de los científicos Müller y Hettinger del prestigioso Max Planck Institute, de cómo en solo unos segundos al día puedes mantener e incluso mejorar la fuerza y el tono muscular. Tras aquella conversación, algo en mi había cambiado. Normalmente cuando esperaba en el coche aprovechaba para hacer ejercicios isométricos con el volante del coche, sabía que así se podía entrenar perfectamente, pero era bastante tedioso, entonces pensé… ¿y si mientras presiono el volante las agujas que marcan la velocidad marcaran la fuerza que estoy haciendo? Entonces, ¡Encendí el motor, apreté el volante y aceleré! Y es aquí donde empezó el concepto de MaxForce. Poco tiempo después de crearlo junto a nuestro equipo nos galardonaron con el premio al producto del año 2017.

b.L.: ¿Cómo se utiliza MaxForce?

L.W.: MaxForce es un dispositivo muy versátil, se puede entrenar de pie, sentado e incluso acostado. Son necesarios solo unos segundos por cada grupo muscular después de realizar un calentamiento apropiado. Además puede realizarse con el seguimiento de un profesional o en una clase grupal con música y coreografía de baile, incluso entrenar con un amigo cada uno desde su propia casa. Por esto gusta tanto, porque no hay ninguna excusa que te impida entrenar con MaxForce y cada día puedes entrenar desde un sitio diferente y con gente diferente, ya sea presencial o virtual. Los ejercicios se hacen de forma estática o dinámica utilizando contracciones musculares isométricas, isocinéticas o isotónicas ejercitando cualquier rango de movimiento.

b.L.: Antes has comentado que la masa muscular es muy importante para la salud, ¿por qué nunca se evalúa o revisa el estado de los músculos con test de fuerza en el centro de salud, por ejemplo?

L.W.: La evidencia científica es abrumadora, que la fuerza muscular es el mejor indicativo de salud general, incluso de esperanza de vida. Por tanto, por sentido común sería interesante diagnosticar, tratar y prevenir las patologías enfocándonos en la la fuerza y el mantenimiento y se es posible el incremento de masa muscular. El sistema de medición de fuerza del MaxForce, es un indicador óptimo , de nuestra edad biológica.

Luis Wyche, creador de MaxForce, junto a su esposa.

b.L.: ¿Qué campos de aplicación tiene?

L.W.: Para el profesional del fitness, salud y bienestar, para ayudar la pérdida de peso, para el rendimiento deportivo, en la fisioterapia, en medicina preventiva o como tratamiento. Las aplicaciones son infinitas.

b.L.: ¿Quién puede beneficiarse de MaxForce?

L.W.: Básicamente, todo el mundo. Las sesiones con MaxForce mejoran la tonificación muscular, la fuerza, la imagen corporal y la salud de todas las edades, incluso en personas que por patologías o restricción de movilidad no pueden seguir programas convencionales de ejercicios. Al poder entrenar con 4 a 5 micro sesiones de menos de un minuto con ejercicios desafiantes, competitivos y que aportan retroalimentación audiovisual, provoca una metodología de trabajo más intenso y más duro, pero también más desafiante y divertido.

b.L.: ¿Qué beneficios tiene?

L.W.: Para el profesional, al incorporar las evaluaciones objetivas de fuerza da un punto de salida en la programación de entrenamientos, visualización de resultados y el seguimiento de los usuarios, siendo algo importante en la captación y retención de los clientes. Para el usuario fi nal, mejora el tono muscular, lo que mejora el aspecto físico y la salud metabólica general. Un dispositivo que puede ayudar a prevenir y tratar cualquier patología relacionada con la vida sedentaria o que causan pérdida de masa muscular.

b.L.: ¿Qué es lo que diferencia a MaxForce del entrenamiento convencional?

L.W.: Es un dispositivo muy práctico, de fácil manejo y de pequeño tamaño, gusta porque se puede llevar en su propio bolso o mochila. Es un dispositivo que combina el aspecto de ejercicio capaz de mejorar fuerza y fomentar hipertrofia con juegos y ejercicios desafiantes, convirtiendo el ejercicio en algo divertido y económico, logrando que los usuarios entrenen más tiempo y con mayor intensidad y frecuencia.

Para el profesional, es una herramienta de control muy potente, porque desde sus clínicas pueden hacer el seguimiento de cada alumno y mandar notificaciones personales para motivarlos. Cuando por fin tuve el prototipo de MaxForce en mis manos, realicé un simple experimento con algunos conocidos y con mis colaboradores, primero les animé a realizar un ejercicio si visualizar la cantidad de fuerza que estaban realizando y luego que lo repitiesen fijándose en la pantalla del móvil, todos absolutamente todos realizaron el ejercicio con un 30 o 40% más de fuerza viendo la aplicación, acercándose así al porcentaje de fuerza recomendado para obtener resultados.

Además de ello, al comparar el esfuerzo con personas de su misma edad les motiva a superar sus marcas convirtiendo el entrenamiento en un desafío, un reto basado en el concepto de juegos y teniendo como resultado la mejora de condición física.

b.L.: ¿Y qué tipo de formación necesitaría para utilizar MaxForce?

L.W.: Es un aparato 100% plug and play, se puede utilizar de forma inmediata descargando la aplicación. El dispositivo fue creado para niños, para niños con una enfermedad seria, por lo que su uso es sencillo que no hace ningún tipo de formación, además incorpora una explicación de cada tipo de ejercicio.

b.L.: ¿Se puede perder peso con MaxForce?

L.W.: Partimos de la base de que solamente con ejercicio no es suficiente para la pérdida de peso, MaxForce junto con un buen plan de alimentación es un gran aliado, y muy eficaz, para ayudar a reducir peso, grasa y aun más importante mantener un peso sano para siempre. Esto es debido a que al ejercitar la masa muscular, por un lado incrementa nuestra base metabólica, aumentando nuestro consumo de calorías diario, incluso cuando estamos sentados o durmiendo; y por otro lado, al realizar un entrenamiento intenso, vía EPOC quemamos más calorías una vez terminado el entrenamiento.

Por lo que entrenar con MaxForce unos minutos es equivalente a correr varias horas, pudiendo ser una complemento importante en los programas para la pérdida de peso que incluya un plan nutricional de restricción calórica basado en comida natural con una mínima actividad diaria como andar entre 30-60 minutos cada día estar mas tiempo de pie y menos sentado.

b.L.: ¿Que ventajas aporta en la rehabilitación?

L.W.: En fisioterapia, en todo el mundo, se utilizan ejercicios isométricos después de una lesión u operación como camino a la recuperación de fuerza, movilidad y masa muscular. El MaxForce es un aparato fácilmente transportable que ayuda a medir, desarrollar, documentar y recuperar la fuerza, y por tanto acelera y optimiza los procesos de la rehabilitación. Ayuda a medir desequilibrios musculares y saber en cada momento cuando el paciente ha recuperado suficiente fuerza para pasar a una fase de readaptación. Como los resultados se obtienen desde la nueve, puede fácilmente comprobar si sus pacientes están cumpliendo con sus tareas en casa, algo imposibles hasta hoy. Podemos tratar “a distancia”, remotamente, lo que abre un gran potencial de servicios preventivos y activar toda la cartera de clientes de forma permanente, no solo durante periodos de recuperación.

b.L.: ¿Que sorprende más al usuario?

L.W.: Lo que más impacta es la intensidad del entrenamiento. Nadie entiende que el concepto de entrenar solamente 5 minutos al día hasta que lo prueban, hace poco estuvimos presentándolo en la feria Arnold, allí se concentran los hombre y mujeres más musculosos y fuertes y todos quedaron asombrados, uno de ellos me dijo “genera un gran reto para cualquier persona, incluso para atletas muy entrenados”. MaxForce training es probablemente el único método que podría ofrecer una garantía de resultados, porque mide, compara y motiva a progresar día a día.

b.L.: ¿Cómo es una clase grupal con MaxForce?

L.W.: Una gran pantalla ofrece al usuario de MaxForce a demostrar tanto su esfuerzo en tiempo real de cada participante como el total acumulado. Las sesiones utilizan coreografías parecidas a las de las clases colectivas habituales. Pero facilitan un entrenamiento mucho más intenso y por tanto más corto y más eficaz. Esto permite a los centros rotar grupos optimizando el uso de cada espacio proporcionando un entrenamiento divertido y altamente eficaz. Al final de cada sesión se hace una clasificación indicando las mejoras conseguidas y las mejoras en las marcas personales y grupales.

 

 

Escribe un comentario