Inicio Bienestar ¿Cómo prevenir la osteoporosis mediante la actividad física?

¿Cómo prevenir la osteoporosis mediante la actividad física?

La osteoporosis se ha convertido en un problema de salud pública, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Se calcula que en 2050 se producirán unos 6 millones de fracturas de cadera, una enfermedad que genera un gran coste socio-económico en nuestro país, pero que si se trabaja a tiempo podría prevenirse.

Por: Esther Ubago y Javier Sánchez, Grupo IGOID.

Osteoporosis en las mujeres.

La osteoporosis es un trastorno esquelético relacionado con la edad, caracterizado por una masa ósea baja, que predispone a la persona que lo padece a un alto riesgo de fractura. Las fracturas osteoporóticas tienen un gran impacto en la calidad de vida y en la mortalidad. Se calcula que en 2050, se producirán unas 6 millones de fracturas de cadera relacionadas con la osteoporosis. Además, la atención médica a causa de esta enfermedad produce un gran coste socio-económico, debido a su tratamiento y su rehabilitación.

La mujer tiene un riesgo muy elevado de desarrollar osteoporosis y de sufrir fracturas óseas durante la menopausia. En el año 2010, más de 22 millones de mujeres europeas mayores de 50 años tenían osteoporosis, siendo la cadera y la columna lumbar las zonas con mayor alto riesgo de fractura. Las mujeres premenopáusicas pierden cada año entre un 0,25 y un 1% de densidad mineral ósea.

Por ello, la prevención mediante un estilo de vida saludable es esencial para reducir el riesgo de padecer esta enfermedad y futuras fracturas óseas. Existe evidencia científica de que el ejercicio físico previene la pérdida de masa ósea en la menopausia, pero el tipo de ejercicio idóneo para esa prevención necesita un mayor número de estudios.

“el ejercicio regular es considerado como una manera óptima para estimular la formación del hueso y reducir la pérdida de masa ósea.”

Mediante la actividad física, los huesos sufren un proceso de remodelado óseo para adaptarse a la carga mecánica que sufre dicho hueso. Este proceso óseo derivado de la práctica de ejercicio físico produce un incremento del contenido mineral, junto con adaptaciones estructurales en el hueso. Esto hace que la actividad física regular durante la premenopausia, mejore el metabolismo óseo y la salud ósea retrasando la aparición de la osteoporosis. Por lo tanto, el ejercicio regular es considerado como una manera óptima para estimular la formación del hueso y reducir la pérdida de masa ósea en mujeres premenopáusicas.

¿Qué revelan los estudios?

Un estudio de revisión en mujeres pos menopáusicas concluyó que el ejercicio físico fue muy efectivo en la mejora de la masa ósea de la columna lumbar. Investigadores de la Universidad de Cagliari (Italia) en el año 2000 revelaron una reducción en la pérdida de masa ósea en la columna lumbar y el cuello del fémur en mujeres posmenopáusicas que son activas. A pesar de que el efecto del ejercicio físico en la masa ósea no es elevado en programas a corto plazo, un incremento en la duración de estos programas podría aumentar este efecto.

Por otro lado, un meta-análisis realizado por la Zhejiang Normal University (China) en 2014, evidenció que la respuesta del esqueleto en mujeres premenopáusicas a ejercicios pliométricos de alto impacto es significativa en las extremidades inferiores. Estas actividades de alto impacto generan un incremento de la densidad mineral ósea del cuello femoral. Asimismo, los beneficios inducidos por ejercicios de alto impacto sobre la densidad mineral ósea permanecen después de la intervención de actividad física.

Actividades de alto impacto

Entre las actividades de alto impacto, el Zumba® es considerada una de las actividades físicas más populares de los últimos años entre las mujeres. Sin embargo, hay pocas publicaciones acerca de sus posibles beneficios sobre la masa ósea. Investigadores de Texas Tech University (EEUU) en 2015 y de la Universidad de Cagliari (Italia) en el año 2000, encontraron una reducción importante en las circunferencias de cintura y cadera, después de 12 semanas y 16 semanas de práctica de Zumba®, respectivamente.

Respecto a su influencia sobre la grasa y el musculo, la práctica de Zumba® mostró una disminución significativa de la masa grasa y un aumento de la masa muscular. La práctica de esta actividad ha revelado una mejora de la condición física cardiorrespiratoria a través del aumento del VO2máx o de la presión sistólica y una disminución de la frecuencia cardíaca máxima.

“los nadadores tienen una menor masa ósea que las personas que practican deporte de alto impacto.”

Actividades de bajo impacto

Por otro lado, la actividad física en el agua es una actividad popular para las mujeres de mediana edad, modalidades como el Aquagym han incrementado en número de practicantes, aunque generalmente no se considera un ejercicio que favorezca al hueso, debido a la baja carga mecánica que recibe la masa ósea durante la práctica del mismo.

La mayoría de investigaciones de práctica deportiva en el medio acuático se han realizado sobre la natación. Algunos estudios como el realizado por el Grupo IGOID de la Universidad de Castilla-La Mancha en el año 2015 (“Influence of different sports on bone mass in growing girls”), han demostrado que los nadadores tienen una menor masa ósea que las personas que practican deporte de alto impacto. En la actualidad, no hay estudios sobre el efecto del Aquagym en la masa ósea.

Conclusión estudios Grupo IGOID

Tras los estudios realizados por el Grupo IGOID, se ha llegado a la conclusión de que la práctica de actividad física regular de alto impacto (Zumba ®) y bajo impacto (Aquagym) reduce el progresivo deterioro de la salud ósea en mujeres de mediana edad. Además, el ejercicio físico de alto impacto (Zumba®) puede producir una mayor ganancia de masa ósea frente al ejercicio de bajo impacto (Aquagym). Por lo tanto, la disponibilidad de programas de ejercicios efectivos para las mujeres en la menopausia temprana es importante para prevenir el desarrollo de enfermedades óseas con el paso de los años.

 

 

Escribe un comentario