Inicio Bienestar Los españoles suspenden en alimentación saludable

Los españoles suspenden en alimentación saludable

En época de vuelta a la rutina, comer sano y hacer deporte son algunos de los propósitos más comunes de las familias españolas. Aunque es indudable que cada vez existe una mayor concienciación y voluntad de llevar un estilo de vida saludable donde no falte una buena alimentación, aún queda un largo camino por recorrer.

Un 56% de los hijos aconseja a sus padres sobre estilo de vida saludable.

Pero, ¿qué lo impide? La respuesta es sencilla: la tendencia de llevar un estilo de vida healthy es, de momento, mucho más aspiracional que real, tal y como lo revela el estudio “Nutrición y estilo de vida en las familias españolas”. Este estudio realizado por TNS ha sido promovido y avalado por D·N Diet a través de la dietista – nutricionista y especialista en educación alimentaria Lucía Bultó.

Más de 1.500 personas han participado en esta encuesta enfocada a valorar los hábitos de alimentación y estilo de vida y la relación entre padres e hijos. Datos del estudio revelan que, el 84% de los españoles considera seguir un estilo de vida saludable, pero al 70% le gustaría cuidar más su alimentación y al 80% hacer más ejercicio. Además, a más de la mitad de la población le gustaría perder peso, para sentirse más saludables.

El agitado ritmo de vida actual y la falta de tiempo son algunos de los factores que influyen en el modo de alimentarnos. No obstante, una alimentación adecuada es fundamental para afrontar las necesidades diarias. Queda un largo camino por recorrer en este sentido, ya que solo 1 de cada 4 españoles cree que su alimentación es muy buena.

“solo 1 de cada 4 españoles cree que su alimentación es muy buena.”

Tal y como apunta la nutricionista Lucía Bultó: “es muy positivo que las familias españolas estén concienciadas y muestren interés por este asunto. Aún así, las actuales cifras de obesidad en España nos demuestran la necesidad de mejorar los hábitos de alimentación y estilo de vida para gozar de una mejor salud. La educación alimentaria y nutricional juega un rol clave a la hora de enfrentar estos datos y promover una mejora de los hábitos alimenticios y estilos de vida saludable”.

Esta reflexión obedece a la realidad de la obesidad y el sobrepeso en España, el segundo país de Europa con más personas obesas, sólo por detrás del Reino Unido. Además, según la OCDE, se trata de una tendencia creciente en nuestro país, donde en 2015 el porcentaje de personas obesas era del 16,7%, mientras que en 2030 sobrepasará el 20%. Por encima de nuestros vecinos europeos Francia (menos del 20%) o Italia (en torno al 13%).

Cuando el exceso de información provoca desinformación

Los resultados del estudio concluyen que, si bien el 66% de los españoles declara saber acerca de alimentación saludable, estos fallan a la hora de demostrar este conocimiento. El estudio muestra cómo Internet se ha convertido en la principal fuente de información para los adolescentes encuestados sobre alimentación saludable, por delante de los consejos de profesionales (médicos, enfermeras, dietistas).

“Internet se ha convertido en la principal fuente de información para los adolescentes.”

Además, y pese a la diversidad de medios disponibles, la población se muestra muy influenciada por modas, tendencias e iconos mediáticos, a los que otorga gran credibilidad. Este exceso de información no contrastada puede llevar a confusión y desinformación. Por ello, según la experta Lucía Bultó: “Es de vital importancia que todos los agentes implicados en el sector de la alimentación hagan uso adecuado de las nuevas tecnologías y difundan exclusivamente información de calidad con el objetivo común de promover un estilo de vida saludable”.

Los hijos como influencers de estilo de vida saludable

Otra de las conclusiones que se desprenden del estudio es que los hijos dan más consejos a sus padres sobre alimentación de los que reciben y se consideran influencers sobre temas relacionados con la tecnología, moda y cultura y estilo de vida saludable. A día de hoy un 56% de los hijos aconseja a sus padres sobre estilo de vida saludable. Además, la mitad de los jóvenes considera saber igual o más que sus padres sobre la materia.

“Más de la mitad de los hijos declara comer mejor que sus padres.”

Más de la mitad de los hijos declara comer mejor que sus padres e incluso el 30% cree que comería mejor si no viviera con ellos. Un dato tan sorprendente como paradójico, teniendo en cuenta que el 41,3% de los niños españoles entre 6 y 9 años tiene sobrepeso, y que reafirma las conclusiones de la nutricionista Lucía Bultó: “existe interés y concienciación, pero aún hay mucho camino por recorrer. Para ello es importante incidir en la necesidad de mayor educación en alimentación saludable”.

Al mismo tiempo, los hijos se muestran más críticos con el estilo de vida de sus padres y opinan que estos deberían mejorar en la mayor parte de hábitos. A 6 de cada 10 les gustaría que sus progenitores cuidaran más su alimentación e hiciesen más deporte y a la mitad de hijos adolescentes les gustaría que estos perdiesen peso.

 

 

Escribe un comentario