Inicio Management Branding Personal para Entrenadores Personales

Branding Personal para Entrenadores Personales

Con la llegada de la era digital, un nuevo campo ha abierto sus puertas para que todas las empresas, grandes, pequeñas y medianas, promocionen y difundan sus productos y servicios y, por supuesto, su marca. Los entrenadores personales así deben entenderlo y aprovecharlo.

Por: Galo López de Baró, nativo del marketing tradicional y apasionado del marketing digital. Miembro de LEAD Marketing Digital, desde donde ha evolucionado hacia el segmento del fitness y entrenamiento personal lanzando, junto a Vivir del Entrenamiento Personal y Pilates, LEAD Blue para facilitar la puesta en marcha a profesionales cualificados del entrenamiento personal y pilates.

Branding Personal para Entrenadores Personales.

A simple vista, parece una propuesta sencilla, pero la realidad es que debemos planificar sobre papel una serie de apuntes que nos guíen de manera eficiente para alcanzar la consecución de los objetivos marcados. De no seguir unas pautas, es probable que el resultado sea negativo y perjudique seriamente la identidad corporativa como entrenador personal.

La marca personal es una de las bazas más exclusivas e influyentes de cuantas existen. Ahora bien, una marca personal no crece y evoluciona de manera automática, hay que mimarla y atenderla continuamente. Los dos pilares sobre los que debemos asentar la marca personal en el mundo digital son: imagen de marca y reputación online.

Imagen de marca

No hablamos de cosas nuevas, esto siempre lo hemos trabajado en el mundo real y ahora hay que trasladarlo al mundo digital. La imagen de marca no sólo se refiere al logotipo de la empresa, sino que concierne a todo aquello que representa a la marca, es decir, el equipo, las actividades, apariciones en medios, comunicados, merchandising, material audiovisual, social media, web, etc. Todos son elementos que configuran un todo y por tanto deben de trabajar de manera unísona, siguiendo un guión que permita a las partes estar sincronizadas en todo momento.

Reputación online

Es una consecuencia de la buena gestión de la entidad en el mundo digital y en el mundo real, ya que buena parte de las marcas tienen su origen en entornos analógicos donde los medios impresos y la televisión y radio eran los reyes. La forma de pensar, de emitir opiniones, de asesorar, de expresarse, permiten a la marca posicionarse como prescriptor y referente dentro de su segmento y como consecuencia genera una reputación admirada y muy positiva que sin duda, auparán a la identidad a elevarse entre los lugares más referentes.

Ambas partes gestionadas de manera óptima harán que tu marca personal esté donde merece, que tu valía como profesional y tu amplia experiencia estén proyectados en cada uno de los elementos que estén relacionados contigo.

Y entonces, ¿cómo comenzamos? Antes de lanzar acciones o medidas concretas que permitan alcanzar las metas tales como crear un sitio web, trabajar las plataformas de social media, campañas de mailing, seo, sem, etc., es necesario dar un paso atrás y preparar un enfoque más amplio que permita conocer dónde estamos y hacia dónde queremos ir como entrenadores personales. De este modo, fijaremos el punto de partida y las metas que ansiamos alcanzar.

Entorno

Observaremos y tomaremos nota de la actualidad del mundo del entrenamiento personal, cómo están actuando el resto de entrenadores personales, cuáles son las tendencias en entrenamientos y qué elementos van a la última en este segmento. Por supuesto, también estudiaremos el público objetivo al que queremos dirigirnos, dónde se encuentra, qué nivel adquisitivo tiene, edad, sexo, gustos, ya que de nava sirve posicionarnos en un nicho determinado cuando realmente sus intereses no serán satisfechos con nuestra actividad.

Objetivos

Una vez que sabemos dónde estamos, a quién queremos tener como clientes, quién es y cómo actúa el resto de entrenadores personales, estableceremos una serie de objetivos o metas. No pueden ser cualquiera, han de ser objetivos lógicos, medibles, reales, alcanzables, no hablamos de “sueños” u objetivos “ideales”, seamos más sinceros y trabajemos poco a poco, cada pequeño logro será un avance más hacia el éxito.

Ejemplos de objetivos varían en función de las pretensiones de cada entrenador, aunque existen algunos evidentes como crear una cartera de clientes determinada, unos métodos de entrenamiento personal adecuados a las necesidades de cada uno de los interesados, crecimiento a nivel de seguidores, base de datos de calidad…

Estrategias

Una de las partes más importantes en un plan y que serán definitivas para la consecución del mismo. La estrategia es aquella que nos marca la pauta de acción para llegar a los objetivos fijados, indica cuándo y cómo hay que actuar tanto en los momentos de difusión como en aquellos otros momentos negativos o de crisis que también requieren de una buena gestión de la situación. Dentro de la estrategia, definiremos un calendario con fechas de modo que las actuaciones tengan su ubicación temporal, hablaremos de los contenidos que vamos a trabajar en función de la época del año, intereses de los po-
sibles clientes, eventos relacionados con el entrenamiento personal. En definitiva, colocaremos sobre la mesa el tablero con las instrucciones de juego.

Acciones

Aquí entramos en materia y definimos exactamente qué medios y/o herramientas de comunicación utilizaremos para alcanzar los objetivos marcados. Social Media, campañas de newsletter, campañas de publicidad en internet (SEM), altas en aplicaciones (entrenar.me), videos (Youtube), marketing de contenidos. Lógicamente, todo este material debe ser cuidadosamente elaborado y revisado, haciendo especial hincapié en la filosofía e imagen que queremos proyectar como marca, cuidando al máximo todos los detalles relativos a textos, imágenes, menciones. Al fin y al cabo, esta es la puesta en escena dentro del mundo digital que vamos a llevar a cabo como entrenadores personales.

Medir y controlar

De nada sirve todo lo que hemos hablado sino realizamos un control y análisis de lo que trabajamos. A pesar de que a ciertos niveles requiere de una preparación avanzada, es cierto que existen mediciones y datos no complejos que pueden facilitar una lectura comprensible de qué hacemos bien y qué hacemos mal, qué gusta o no, por dónde debemos caminar y qué material es necesario desestimar. Este engranaje bien sincronizado nos ayudará como entrenadores personales a posicionar y gestionar nuestra marca personal de manera óptima.

Escribe un comentario