Inicio Bienestar Hidratos de carbono complejos, la clave para una buena dieta fitness

Hidratos de carbono complejos, la clave para una buena dieta fitness

La clave para obtener buenos resultados en el gimnasio es complementar los ejercicios con una buena dieta. Sin lugar a dudas. Por ello debemos andar con mucho cuidado con lo que comemos y con cómo lo hacemos.

Los hidratos de carbono son una de las principales fuentes de energía de nuestro organismo, nos ayudan a estar despiertos y activos y se encargan del funcionamiento de nuestro sistema nervioso. Para facilitarte la tarea de cuidar la dieta, hoy hablaremos de los hidratos de carbono complejos, la clave de toda dieta fitness.

¿Qué son los hidratos de carbono complejos?

De hecho, casi el 60% de la energía que necesita nuestro organismo la obtenemos de los carbohidratos. Estos carbohidratos, durante la digestión, nuestro organismo los transforma en glucosa, que es el combustible del cuerpo y de dónde obtiene la energía necesaria para funcionar.

Dentro de los carbohidratos, sin embargo, podemos establecer una división: carbohidratos simples e hidratos de carbono complejos. La principal diferencia existente entre estos tipos de carbohidratos es la velocidad de absorción. Los hidratos de carbono simples se absorben de forma rápida, casi inmediatamente. Por otra parte, la absorción de los hidratos de carbono complejos es mucho más lenta y laboriosa. Esta es precisamente la razón por la cual resultan más beneficiosos para nuestro organismo.

Al ser su digestión más compleja y lenta, los hidratos de carbono complejos nos mantienen saciados por un periodo de tiempo más largo. De este modo, sobre todo si estamos a dieta, es más fácil evitar caer en la tentación del dulce de turno o evitar comer demasiado o a deshora. Asimismo, la lenta absorción de los hidratos de carbono complejos evita despuntes en los niveles de glucosa. Al ser digeridos de forma más lenta, la transformación en glucosa se produce de forma paulatina y no súbita. Esto hace que sea más sencillo para los diabéticos mantener los niveles de glucosa en el cuerpo. Del mismo modo, esta lenta conversión de carbohidratos en glucosa, permite que nuestro organismo vaya asimilando mejor la energía que obtiene de esta fuente, aprovechando al máximo los recursos y disfrutando de energía durante más tiempo a lo largo del día.

Con esto no queremos decir que abandones los carbohidratos simples, ni mucho menos, ya que frutas y legumbres son imprescindibles. Lo que apuntamos es que deberías anteponer el consumo de los hidratos de carbono complejos a los simples.

¿Por qué debería consumir menos hidratos de carbono simples?

Los hidratos de carbono simples, como la miel, el azúcar de mesa o la harina de trigo y sus derivados, se digieren rápidamente y tienen un alto índice glucémico, por lo que generan un despunte de insulina repentino que causa mayor sensación de hambre.

Esto se debe a que, al recibir una subida de glucosa en sangre, el cuerpo genera más insulina para llevarla a los músculos. Al generar una mayor cantidad de insulina, estos azúcares son asimilados con gran facilidad. Esto genera una súbita bajada de glucosa en sangre, que se traduce en una sensación de hambre, ya que el cuerpo cree necesitar más azúcares.

Por otra parte, la función de la insulina es la de facilitar que la glucosa llegue a los músculos. Como hemos visto, los niveles de insulina incrementan cada vez que hay un despunte de glucosa en sangre. Esto provoca que estos azúcares lleguen más rápidamente al músculo. Lo cual no es necesariamente malo, si estamos quemando toda esa energía. El problema llega cuando el músculo recibe más energía de la que está consumiendo. En ese momento nuestro cuerpo decide almacenar la energía sobrante en forma de grasas. Razón por la que se recomienda tomar este tipo de hidratos de carbono con moderación.

La única excepción que debería hacerse en este grupo son la fruta y las legumbres. El valor nutritivo de la fruta y las legumbres compensan totalmente la cantidad de carbohidratos simples que contienen, por lo que no deben dejar de consumirse en ningún caso, ni siquiera si se está haciendo dieta de pérdida de masa. Además, tanto frutas como legumbres suelen tener distribuidas las cantidades de hidratos de carbono en mayores proporciones de agua que el resto de alimentos de este grupo.

¿Por qué los hidratos de carbono complejos se adaptan mejor a mi dieta?

A diferencia de los hidratos de carbono simples, los hidratos de carbono complejos se digieren de forma más lenta. Esto significa que, en primer lugar, asimilamos la glucosa de forma más pausada, evitando los despuntes de azúcar en sangre. De este modo, evitamos tener que generar insulina de más, con lo que nos ahorramos tener la sensación de hambre y acumular grasas debido a que no estamos quemando toda la energía que se nos está subministrando. En cambio, al tardar más en digerir los hidratos de carbono complejos, el flujo de energía es más constante y estable. Así pues, nuestro organismo dispone de energía durante más tiempo, estando más activos y más saciados.

¿Que por qué es esto importante? Sólo hace falta pensar en un día de entrenamiento, en el que pasaremos rato ejercitándonos. Para empezar, no tendremos sensación de hambre tan rápidamente – lo cuál siempre es bueno si estamos intentando seguir una dieta estricta. Por otra parte, tendremos más energía durante más tiempo que si consumimos carbohidratos simples, pudiendo mantener el ritmo deseado y alcanzar nuestras metas.

El núcleo de la dieta fitness

Dentro de los hidratos de carbono complejos encontramos todo aquello que os suena de cualquier dieta fitness. Ya sea dieta para reducir, ganar o mantener, cualquier dieta que se precie contendrá seguro arroz o pasta (seguramente en su variedad integral, para incrementar la cantidad de fibra ingerida), patata, avena, cereales y sus derivados… Y ello se debe a que, como hemos dicho, los carbohidratos son la principal fuente de energía de nuestro cuerpo. Y dentro de éstos, los hidratos de carbono complejos son la variedad que mejor le va a nuestro organismo sobre todo como recuperador tras una jornada intensa de entrenamiento.

Sin embargo, si el uso de hidratos de carbono complejos aun no es suficiente para saciar tu hambre, te invitamos a la lectura de este artículo sobre alimentos hipocalóricos. Una pista, son productos que podrás comer sin ningún remordimiento.

¡Esperamos que te haya gustado este artículo sobre los hidratos de carbono complejos y simples! ¿Tú también pones a los carbohidratos en el centro de tus dietas? ¿O eres de los que los elimina en las dietas de reducción? ¡No olvides dejarnos tus respuestas y opiniones en la caja de comentarios!

Escribe un comentario