Inicio En primera persona Beatriz García, corredora de larga distancia

Beatriz García, corredora de larga distancia

Participar con diabetes es un extra

Amante del deporte desde pequeña. Practicante de múltiples disciplinas como el esquí de pista, descubrió por casualidad las carreras de larga distancia. Como ella dice nuevos “sueños” que compagina con su trabajo en la cadena de televisión catalana TV3. Aventuras que supera, a pesar de llevar en su mochila unos quilos de más debido a su diabetes.

beatriz_garcia-bodylife

body LIFE: ¿Cómo ha ido tu último gran reto, la Grand to Grand Ultra?

Beatriz García: Estoy muy contenta de cómo ha ido. De 140 participantes, terminé en 56ª posición global y en la 16ª de la categoría femenina. Además, me he sentido muy bien y he podido finalizar todas las etapas dentro de los tiempos marcados, por lo que estoy muy satisfecha con esta experiencia. Participó gente de 26 nacionalidades y yo era la única española, porque había cuotas por países, por lo que es otro reconocimiento más.

También quisiera destacar que estoy muy agradecida a Ascensia Diabetes Care, una compañía dedicada a la gestión de la diabetes, que es quien me ha permitido participar en la Grand to Grand Ultra y me ha ayudado a tener un mayor control de mi condición.

bL.: ¿Qué ha sido lo más duro de participar en una competición de autosuficiencia como esta?

B.G.: En la Grand to Grand Ultra hemos corrido 275km, con un desnivel positivo de 5.499m durante seis etapas y siete días, por lo que de entrada las condiciones ya eran complicadas. Pero, además, al tratarse de una carrera en autosuficiencia, la organización solo nos ofrecía agua y una tienda para dormir.

Esta era mi séptima carrera por etapas con lo cual la experiencia era un gran punto a favor, aunque cada prueba es muy diferente. Tenía la seguridad de conocer mi cuerpo y saber que es capaz de adaptarse a cualquier medio y que mi mente tiene la fuerza suficiente para gestionar todas las dificultades que podría encontrarme.

“El deporte de resistencia es un 60% mental: debes creerte que puedes lograrlo.”

bL.: Sabemos que participar en una competición de este tipo es muy duro para cualquiera, pero, ¿qué supone para una persona con diabetes?

B.G.: Si la competición ya es dura de por sí, participar con diabetes es un extra. Para empezar, mi mochila pesaba unos dos o tres kilos más que las del resto, por todo el material que debía traer conmigo.

He tenido que realizar un control más exhaustivo de mis niveles de glucosa en sangre, que en situaciones extremas como las que ofrecía la carrera pueden variar. Por eso necesito un sistema de medición muy preciso y exacto, porque cuanto más lo sea, más exacto será mi control también.

Además, debía tener especial cuidado de mis pies, por ejemplo. Es muy importante evitar cualquier tipo de heridas, porque en las personas con diabetes los pies son una de las partes del cuerpo más delicadas.

bL.: ¿Qué aspectos son vitales para poder superar todas las etapas?

B.G.: Más allá de la preparación física, la mental es igual de importante. Siempre digo que el deporte de resistencia es un 60% mental: debes creerte que puedes lograrlo para poder hacerlo realmente. Siempre debes buscar una motivación en tu interior.

bL.: ¿Cuál ha sido el reto más complicado al que te has enfrentado?

B.G.: Para mí son sueños, no retos. Cada uno de ellos ha tenido sus momentos de dificultad, pero sin duda, donde más he sufrido fue el mes de mayo pasado en la competición The Track en Australia: 9 etapas, 10 días, 520km en autosuficiencia y con una fractura por estrés en la tibia.

bL.: ¿Cuál es tu programa de entrenamiento?

B.G.: Siempre entreno por mi cuenta, sin preparador físico. Preparo cada carrera en función de mis conocimientos y del tiempo de que disponga en cada momento. Debo combinar el entrenamiento con mi trabajo, pero siempre intento entrenar un poco cada día, una hora y media. Además, siempre dedico un día entero para salir a la montaña y entrenar al aire libre y con más intensidad. Y, por supuesto, el descanso es igual de importante, por lo que un día lo reservo a ello, aparte de visitar a mi fisioterapeuta.

“Debo evitar heridas en los pies y otras partes del cuerpo, que podrían complicarse más que en otras personas.”

bL.: ¿Cómo preparas tu dieta para participar en una competición?

B.G.: Siempre tengo en cuenta las recomendaciones de mi dietista porque la alimentación es fundamental a la hora de practicar ejercicio, pero también para gestionar la diabetes. Aunque se recomienda seguir una dieta de aproximadamente 2.000 calorías diarias, yo intento ingerir más para no arriesgarme cuando participo en retos tan extremos. Siempre intento ajustarme a cada carrera en función de cómo ha ido la anterior.

bL.: ¿Qué criterios sigues?

B.G.: Calculo las calorías exactas que necesitaré a diario y anoto todos los alimentos que consumo y el aporte que me ofrecen. También debo tener en cuenta que los días de competición son duros, por lo que no puedo comer en exceso ni tampoco disfruto de una gran variedad, aunque en las etapas más duras intento elegir alimentos de mayor aporte calórico y mejor calidad. Apuesto por complementos como las barritas de proteínas. Asimismo, es también muy importante la hidratación e intento recuperarme con sales minerales y geles durante toda la carrera.

bL.: ¿Qué complicaciones pueden surgir?

B.G.: Más allá del calor y de las dificultades que ofrece el terreno y la competición en sí, que nos afectan a todos, debo tener especial cuidado de mi diabetes cuando practico deporte de forma extrema. Debo seguir un control más estricto de mis niveles de glucosa, especialmente por la noche para evitar el riesgo de sufrir hipoglucemias (una caída de los niveles de glucosa en sangre), que son muy peligrosos.

Además, como he comentado, debo evitar heridas en los pies y otras partes del cuerpo, que podrían complicarse más que en otras personas. Por suerte, no sufrí ninguna lesión ni complicación asociada a la diabetes y me sentí muy bien durante toda la carrera.

“Mi mochila pesa más que la del resto por todo el material que necesito para gestionar la diabetes.”

bL.: ¿Qué debes llevar en tu mochila?

B.G.: Como comentaba, mi mochila pesa más que la del resto por todo el material que necesito para gestionar la diabetes y en esta carrera ¡pesaba 14 kilos! Además de todo lo que es necesario para competir, debo llevar conmigo mi “kit de diabetes”. Cuento con todos mis alimentos y complementos alimenticios, pero también con todo el material para gestionar la diabetes, como mis medidores de glucosa en sangre, insulina y otros materiales.

bL.: ¿Qué beneficios ha supuesto para tu salud el deporte?

B.G.: Desde pequeña me gusta hacer deporte de todo tipo, sobre todo en el exterior. Por eso ha sido una gran forma de cuidar mi salud y, especialmente, mi diabetes. Seguir un estilo de vida activo y saludable me ayuda a gestionar mejor mi condición y a evitar complicaciones.

bL.: ¿Cuál es tu próximo reto?

B.G.: No me gusta hablar de mis sueños hasta poco antes de irme, pero me voy el 3 de enero a cumplir el primer sueño de 2017.

bL.: ¿Cómo pueden prepararse los centros deportivos y sus profesionales para trabajar con personas con diabetes?

B.G.: Creo que a nivel de entrenamiento, las personas con diabetes pueden practicar todo tipo de entrenos, pero quizás sus profesionales deben saber cómo reaccionar, por ejemplo, ante una persona que ha tenido una bajada de azúcar y ha sufrido un desmayo. Igual que se prepara a los profesionales para utilizar el DEA, una formación sencilla para identificar los síntomas y un primer tratamiento de emergencia. Sería adecuado que en la ficha de los clientes conociesen las enfermedades de cada uno.

 

 

Escribe un comentario